Ganar 10 millones, contribuir con 30.000€

Hay que reconocer que el chaval es listo. Sólo hay que recordar la pasada que le dió al Dottore por fuera de la pista en Laguna Seca el año pasado.Marquez vs. Rossi

La última noticia que ha dado era de esperar. Honda le renueva el contrato con unos honorarios de 10 millones al año. Echa cuentas, y le sale que tendrá que conformarse con la mitad, porque el Fisco, hambriento como un rebuscador de contenedores, se quedará con el 49% de sus ingresos.

¡Ostras! vaya palo, no? La consecuencia lógica: su pueblo, Cervera (Lérida) está apenas a 100 Km de un bonito país llamado Andorra, donde por la módica cantidad de 50.000 pavos le distinguirán con el estatus de residente, en virtud del “alto interés cultural, científico o deportivo”. Eso sí, al no tener un trabajo en dicho país, tendrá que aportar otros 30.000 del ala hasta 2018. Tarifa plana donde las haya. Cinco millones de pelas contra cinco millones de euros. La diferencia ahí está.

Y yo me pregunto… ¿qué haríamos cualquiera de nosotros si nos pusieran delante un contrato de esos? Digo justo después de firmar, aunque fuera con sangre.

Yo lo entiendo. No digo que lo haría ni que no, porque no quiero decirlo, ni me van a ofrecer un contrato de ocho cifras, y no va a haber ocasión de demostrarlo. Pero lo entiendo.

Lo que espero de Marc Márquez, y de otros tantos como él, que ya llevan “residiendo fiscalmente” en otros países más benévolos con los ricos, es que sean consecuentes, y lleven a sus hijos, cuando los tengan, a colegios de ese país. O a médicos de ese país, cuando se pongan malos.

Y las vacaciones, que las pasen en ese país. O en otro, pero que no sea en España. Que no tenga que ponerle una caña un universitario español colocado de camarero en un chiringuito de la playa; porque entre los que han robado y los que han “emigrado”, aquí sólo cotiza el pobre, y de ahí tiene que salir para colegios, médicos, funcionarios, barrenderos, jardineros, alumbrado público, carreteras, subsidios del paro, políticos, asesores de políticos, enchufados en organizaciones financiadas con fondos públicos, rescates de bancos, pagos de intereses y principal de la deuda, y así ad infinitum.

Repito, lo entiendo. La culpa la tenemos los que no ganamos 10 millones. Así nos va.

Anuncios