La nueva casta: los desposeídos

Desahucio: Quitar a alguien toda esperanza de conseguir lo que desea.” Primera definición ofrecida por el Diccionario de la RAE de la Lengua.

Durante un tiempo, parecía que casi todo el mundo se había vuelto loco. Obreros de la construcción ganando hasta 5 y 6.000 € al mes, echando horas, claro. Inmigrantes en situación precaria adquiriendo viviendas a precios exorbitantes (de 250.000€ para arriba). Bancos concediendo toda clase de hipotecas (la famosa hipoteca 110%), llamándote para comunicarte que se te había concedido un préstamo de 5.000€ sin haberlo pedido.

Pasó la fiebre. Nos queda un dolor de cabeza bastante molesto, y un agujero (negro) en la cuenta corriente. Y, para mucha gente (cerca de 1 de cada 4), el paro.

Hay quien dice que esto se arregla gastando menos. En el caso de una familia, de acuerdo, pero en el caso de un País, perdonen, pero no. Son casos distintos. Radicalmente.

Una familia, si no cambian mucho sus condiciones externas (ingresos), puede capear el temporal reduciendo gastos, porque ambas partidas son independientes. Pero si un País pretende salir del atolladero despidiendo gente (menos ingresos y más gastos), encareciendo los productos de primera necesidad (subidas de IVA, recortes en sanidad y educación, subidas de carburantes, de electricidad,…) y manteniendo el grifo de la financiación a las empresas cerrado a cal y canto, pues mucho me temo que la tendencia es la que es: a empeorar.

Total, que nos van a tener que rescatar. Y todo porque nos volvimos locos. Y ahora hay que pagar el convite. Bueno, los de abajo. Los bancos y sus directivos, ni una pela.

Y los “gestores” que encargaron infraestructuras tan ruinosas como innecesarias, que recalificaron terrenos incalificables, que contrataron estudios inútiles, y que montaron empresas públicas que no han producido más que agujeros, tampoco.

Sólo “la vil canalla de proa”, como es referida en las Ordenanzas Generales de la Armada, tiene el “privilegio” de ser saqueada, desposeída, y esquilmada. Y dicen que es por nuestro bien.

Los bancos exigen a muchos abandonar su hogar, malvender sus pertenencias, sus recuerdos…, y a la vez, que se les “rescate”. Que se les dén miles de millones de euros, que no van a devolver, para “evitar el colapso”. Esto lo cuentas y no se lo creen.

Han fusionado Cajas y Bancos… ¿para qué?